miércoles, 7 de enero de 2015

Regalar un anillo

Cuando hablamos de una boda, de inmediato se nos viene a la cabeza la palabra compromiso y no sólo por el compromiso que significa pasar el resto de la vida con la persona elegida, sino también al acontecimiento que es el paso previo al casamiento. No hay que dejar de lado este importante evento porque lo cierto es que tiene tanta o más importancia que la ya mencionada boda.





Preparar el ambiente perfecto resulta clave, quienes arman y preparan la situación para que suceda de la manera más romántica y adecuada posible en torno a los gustos de su pareja, tienen muchas más chances de conseguir un sí inolvidable y de seguro mucha emoción en quién aman. Lo clásico es ir a la playa y arrodillarse ante la mujer, ir a un restaurante de lujo y elegir el momento más feliz para proponerlo, entre otras opciones que nunca pasan de moda y que siempre resultan especiales para la otra persona.
No nos olvidemos de la sortija. Lo que nunca hay que perder de vista a la hora de regalar un anillo es el presupuesto que se tiene al alcance y los gustos de la otra persona ya que mientras algunas mujeres prefieren que sean brillosos y muy llamativos, otras prefieren lo simple y bonito. Hay que saber analizar los gustos y elegir lo que mejor se acople para cada persona.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada